2012, año de cosas y demás.

Los que me conocen saben que soy una persona que se da poco a las cursilerías. De repente sí, pero, en cuanto concierne a cosas del maravilloso mundo de IRL, soy la persona más fría y sin sentimientos del mundo. Por esa misma razón me da flojera escribir felicitaciones largas y extensas, mostrar excesivo amor o entusiasmo por algo que no me encanta ni me entusiasma, o poner toneladas de gifs animados cursis a la primera oportunidad. También apesto para la poesía.

Sin embargo, considero necesario hacer cada enero un post con mis visiones artísticopolíticamísticamusicales para cada año, como siempre, con propósitos que probablemente nunca podré cumplir. Cuando veo mis propósitos (el 99.99% de los cuales fueron olímpicamente olvidados por mí tan pronto terminó el mes de enero), me deprimo porque me doy cuenta de que, en esencia, no cumplí con nada de lo que me había prometido. Sin embargo, ahora que me he graduado, no tengo propósitos referentes a mi persona (eso sólo con voluntad los puedo cumplir y no puedo darme el lujo de proponerlos como propósitos de año nuevo), sino más bien propósitos referentes a mi carrera profesional.

Al graduarme el mes pasado, y habiendo terminado mi vida universitaria, siento por un lado que estoy contrarreloj y por otro lado que sigo siendo desafortunadamente dependiente. De manera que mis planes (no propósitos), para este año, giran todos en torno a mis grandes deseos de estudiar una maestría en Japón.

¿Por qué Japón? Pensarán que soy una weeaboo que yo puro anime y manga y mafufadas; sin embargo, habiendo visitado el país en marzo del 2010, y habiendo conocido su cultura y sus calles, quedé inevitablemente prendada. Créanme, el anime es lo de menos; me enamoré del país, y desde entonces, cada día uno de mis pensamientos más fuertes es “quiero volver, tan pronto como sea posible”. No he decidido exactamente qué; sin embargo, estoy DEMASIADO interesada en tomar una maestría en MANGA. ¿Que qué pinche weeaboo? Quizás. Pero sé que, si todo lo demás falla para mí, tengo una carrera que me encanta y que estaré contenta de ejercer. Y, personalmente, no creo que sea mala.

Mi punto es que, para cumplir esta meta, propósito si lo quieren llamar así, tengo que cumplir ciertos requisitos que me den un pase relativamente sencillo e indoloro a mi gran Quema de Cartucho de Soltera™. Entre las cosas a hacer este 2012, se encuentran dos primordiales:

1. Aprender Japonés y poder aplicar AL MENOS al examen N5 del JPLT

2. Conseguir un empleo que me proporcione experiencia laboral y una fuente de ingresos que me permita ahorrar lo suficiente para poder mantenerme, de ser necesario.

Si puedo dominar de dos a tres niveles del JPLT en dos años, me será más sencillo irme a Japón en ese lapso y terminar mis estudios del idioma allá.

Claro que tengo otro sueño, un pequeño sueño que está más a mi alcance, y se llama Luminous ^^ pero eso es cosa aparte.

Quizá en unos días escriba un poco más al respecto… por ahora, es todo… Cheers!

Acerca de Karmi

24 años. Fue a Japón a comprar Pockys y la fama no fue suficiente.

Publicado el enero 5, 2012 en LIFE. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: