Archivo de la categoría: LIFE

State of the Karmi: Japón 2014

Esta imagen refleja de manera acertada y precisa mi estado mental actual.

Después de años de decir y decir que lo iba a hacer, por fin lo he conseguido: me iré a Japón a estudiar un año enterito. Tengo que confesar que, muy a pesar del viaje que voy a realizar, no soy una persona con espíritu aventurero. A decir verdad, soy una persona muy miedosa. Me tomó dos años entre el tomar mis lecciones de manejo y realmente tocar un volante. Me pongo muy nerviosa en situaciones en las que tengo que hacer algo por mi cuenta, y generalmente surgen muchos problemas y contratiempos, pero para mi fortuna, tiendo a llevar mis asuntos a buen término. Para las personas como yo, hace falta lanzarse a lo desconocido para realmente agarrar la onda y comenzar a comportarse con un poco más de compostura. En lo que a muchos respecta, me estoy lanzando al mayor reality check de toda mi vida. ¿Y saben qué? Creo que eso está bien.

Lee el resto de esta entrada

2012, año de cosas y demás.

Los que me conocen saben que soy una persona que se da poco a las cursilerías. De repente sí, pero, en cuanto concierne a cosas del maravilloso mundo de IRL, soy la persona más fría y sin sentimientos del mundo. Por esa misma razón me da flojera escribir felicitaciones largas y extensas, mostrar excesivo amor o entusiasmo por algo que no me encanta ni me entusiasma, o poner toneladas de gifs animados cursis a la primera oportunidad. También apesto para la poesía.

Sin embargo, considero necesario hacer cada enero un post con mis visiones artísticopolíticamísticamusicales para cada año, como siempre, con propósitos que probablemente nunca podré cumplir. Cuando veo mis propósitos (el 99.99% de los cuales fueron olímpicamente olvidados por mí tan pronto terminó el mes de enero), me deprimo porque me doy cuenta de que, en esencia, no cumplí con nada de lo que me había prometido. Sin embargo, ahora que me he graduado, no tengo propósitos referentes a mi persona (eso sólo con voluntad los puedo cumplir y no puedo darme el lujo de proponerlos como propósitos de año nuevo), sino más bien propósitos referentes a mi carrera profesional.

Lee el resto de esta entrada

El abecé de la buena tipografía

Un opúsculo de la impresión de Jan Tschichold para legos y avezados.

Tu mamá D:

De pura casualidad, buscando libros para la tésis, me encontré con este pequeño libro de Jan Tschichold otra vez. Verán, es un libro al que le tengo mucho cariño, así que dije, “¿Por qué fregados no?” y lo tomé prestado. No es como que lo necesito en estos momentos y tampoco es como que es realmente relevante a mi proyecto, simplemente lo tomé, mientras todavía tengo la oportunidad. Será mi último semestre con esta copia en específico.

Lee el resto de esta entrada

Una historia de Amerifags

Hola niños, les vengo a contar la historia de un prepo douchebag que nunca tendrá novia.

No, no se equivoquen; por “Amerifag” no me refiero al estadounidense, sino al idiota obsesionado con los comics Americanos que creen que éstos mismos son lo mejor que ha existido desde la Fanta de fresa (o tal vez antes) y que desprecian cualquier otra forma de arte existente, especialmente si se trata del estilo japonés slash kawaii slash moe.

Verán, hace un par de años más o menos, estaba sentada en mi mundo, sin hacer daño a nadie. Llega este niño que no conozco, mientras ando dibujando acá una Sailor Chibimoon muy mona en mi sketchbook. Me dice que dibujo muy bien, todo normal. Luego, me pide que si puede dibujar algo en mi sketchbook. Ok, es extraño, pero no se lo niego porque soy demasiado buena gente para mi bien. Le paso el sketchbook y este imbécil tiene la osadía de decir “para que la gente piense que sabes dibujar otra cosa”. What the flying fuck!

Mira pedazo de imbécil, te dejé rayonear mi sketchbook esa vez pero tu douchebaggery trascenderá el tiempo y el espacio. Si te volviera a encontrar, no dudaría a darte un buen puñetazo en la nariz. A otro artista se le respeta, por más que dibuje Kawaii Animu Desu™, y te pudres! Borré tus asquerosos dibujos de amerifag, pero siguen las marcas ahí… cuánto daría para hacerlas desaparecer.

As for me, aprendí mi lección. Nunca dejes que un extraño tome tu sketchbook. Y si se atreve a decirte que es para que la gente piense que sabes hacer algo mejor, no dudes en arrebatarle lo que sea que haya tomado y mentarle la madre.

Los infamísimos finales.

Nadie lee esto, pero ya qué XD

Una vez más, y por última vez, llega esa infame época del semestre en la que me negreo a mí misma por un número en mi kardex. Lee el resto de esta entrada